Home / Convento de Santa Ana

Convento de Santa Ana

Esta iglesia -humilde y acogedora, en contraste con la otra: señorial y solemne- está íntimamente vinculada con los recuerdos infantiles de al menos tres generaciones de albalatinos y albalatinas. Nuestros abuelos aprendían aquí "la doctrina" y nosotros la catequesis. Si volvemos la vista al presente, miramos la iglesia cerrada y nos miramos a nosotros mismos, nos parece que hayan pasado siglos... Y es que, la iglesia del Convento evoca emotivamente -como ningún otro edificio del pueblo- una época y una manera de entender la vida tan distintas que ya han pasado de la memoria a la Historia.

Ante su actual apariencia de reposo -casi de abandono- nadie diría que éste ha sido uno de los edificios más plenos de vida y actividad en Albalate, desde su fundación -allá por 1634- hasta hace apenas unos años: Levantado por los Padres Capuchinos, albergó una de las comunidades más importantes de esta orden en todo el Bajo Aragón.

Por el número de frailes que sabemos que habitó este convento , deducimos que en sus orígenes ocupaba un espacio mucho mayor que el actual, con dependencias anexas que hoy ya no existen (como las que rodeaban el modesto patio, que se derribó para construir la residencia de ancianos). Con sus dimensiones actuales tampoco hubiera servido de cuartel -en 1707 y 1837- para batallones de más de 500 hombres.

Por perder, perdió hasta el nombre: Hoy es conocido como Convento de Santa Ana, ya que fueron las monjas de esta congregación las que -a partir de 1902- recuperaron el edificio como hospital, parvulario municipal, y colegio privado de señoritas hasta la primera república. En la actualidad, tras la restauración del Año 2007, se ha convertido en Museo de la Semana Santa Albalatina y sede de la Junta Local de Semana Santa.

Prácticamente lo único que queda es la iglesia (realizada en mampostería concertada –con sillería en la base-, de una sola nave, cubierta con bóvedas de medio cañón y lunetos.), con unos pocos habitáculos adosados que dan a la avenida (y que son sede de ADIBAMA durante los últimos años).

Top