Patrimonio Natural

ACCESOS RÁPIDOS

El Río Martín

Enviar   Imprimir

El Río Martín

Cañones del Río Martin

Desfiladeros del Río Martín desde el conjunto de pinturas rupestres de los Chaparros

Cañones del Río Martín [+]

Sobradero de la Central Hidroeléctrica Rivera-Bernad

Sobradero de la Central Hidroeléctrica Rivera-Bernad [+]

Predicadera de los Chaparros

Predicadera de los Chaparros [+]

De todo el curso del Río Martín –desde su nacimiento en Martín del Río hasta su desembocadura en Escatrón- el tramo más interesante es el que discurre entre Montalbán y Albalate. Este tramo medio es el incluido desde 2001 en el flamante Parque Cultural del Río Martín que destaca por sus valores paisajísticos, geológicos , paleontológicos y culturales, por su sinigual concentración de arte rupestre, y por una serie de Centros temáticos en cada municipio del Parque –excepto Obón y Peñasrroyas- que nos permiten la interpretación activa de todos estos valores más allá de la mera contemplación en un museo cualquiera.
En lo que se refiere exclusivamente a Albalate y sus alrededores, la parte más conocida, más visitada y mejor señalizada corresponde al tramo de río que va desde el puente del “Batán” hasta la Central Hidroeléctrica, incluso un poco más abajo: hasta el nacimiento de la “acequia madre”: Lo que ya todo el mundo conoce como “Ruta de los Estrechos”.

Se puede hacer por la margen izquierda del Martín, por angostos caminitos entre empinados taludes y cortados rocosos : este recorrido nos permite visitar una cueva de grabados (tanto modernos como medievales), y dos grupos de pinturas rupestres (finalizando en el grupo de los Chaparros –el más numeroso, con más de 70-).

También podemos hacer el mismo descenso por la margen derecha, siguiendo la acequia de abastecimiento de la central, ganándole cada vez más altura al río, hasta descender al mismo -por unas vertiginosas escalinatas habilitadas hace unos años- antes de llegar a la misma central.

Una tercera opción –preferiblemente en Verano- sería bajar por el río mismo. En circunstancias normales y la mayor parte del tiempo el agua no cubre más allá de la rodilla, y es cierto que en ocasiones –no muchas- la “cañocla” invade el cauce y hay que abrirse paso entre telarañas pobladas de todo tipo de insectos, pero todo ello compensa por los ocasionales –pero refrescantes chapuzones- que nos podemos dar (parece mentira, pero hay tramos rocosos con “pozas” en las que incluso te puedes tirar de cabeza –con las debidas precauciones- ). Además este trayecto nos permite llegar a los dos últimos grupos de pinturas –los de mayor antigüedad (en torno a los 8000 años), y los de peor acceso- y sobre todo al tubo y al sobradero de la central –covacha guarecida por una potente cascada de agua, y auténtica piscina natural con “jacuzzi” incluido-: Lugar especialmente paradisíaco para disfrutarlo en pareja.

Éstas y otras maravillas han hecho que esta “Ruta de los estrechos” sea visitada por más de 1000 personas al año –viajes organizados y marchas senderistas aparte-. Es por ello que le hemos dado el papel protagonista en este apartado titulado “EL RÍO”. Pero esto no significa que desdeñemos otros puntos también regados por el Martín y tradicionalmente ligados con el ocio en los aledaños de Albalate:

Así, no debemos olvidarnos de los manantiales de aguas mineromedicinales –recientemente acondicionados como zona recreativa- , debajo de los antiguos baños de Ariño. También junto a estos baños –concretamente enfrente, al otro lado del río- se está construyendo un moderno y lujoso balneario que sin duda contribuirá al “despegue” turístico de la zona. Estas novedades se suman –aguas abajo- a sitios clásicos de esparcimiento: como el área recreativa de “La Casilla” (con merendero y campo de fútbol), el azud de la Central nº 2 (merendero y lugar de baño), o el famoso “puente colgante”.

No menos clásicos, pero más cercanos al núcleo urbano de Albalate, son lugares como “La Canal” (partidero de todas las acequias que riegan nuestras huertas, y destino excursionista típico durante décadas), “La Piedra La Valla” (donde ya holgaba la burguesía del S. XIX), “La Almozara” o “La Casica L’Azú”.

ACCESIBILIDAD: El acceso más común y utilizado es comenzando por el puente del “Batán”, porque al final del propio puente a la izquierda hay un práctico aparcamiento para dejar el coche. Pero esto obliga a volver al mismo sitio. Si por el contrario disponemos de dos coches se puede hacer una excursión lineal:

Bien completa, dejando uno en la Pinarosa y bajando desde ahí a la Central para subir a por el otro en el Batán. O bien parcial, subiendo por la senda de Horta para bajar andando a los Chaparros y desde allí seguir igualmente hasta el Batán

(Aviso: ¡no intentar bajar en coche a las pinturas, son decenas los que luego han tenido que ser “remontados” con tractor!)



 

 

 

 

Ayto. de Albalate del Arzobispo - Plaza de La Iglesia, 1 - 44540 (Teruel)
Tlf. 978 81 20 01 - Fax. 978 81 31 16
ayuntamiento @ albalatedelarzobispo.com

[Icono de RSS] [Level A conformance icon, W3C-WAI Web Content Accessibility Guidelines 1.0] [XHTML 1.0 válido]